viernes, 16 de enero de 2009

Bendiciones, cuenta y verás....

Muchas cosas me sucedieron durante el proceso de recuperación de las heridas del accidente....

Fui una sobreviviente que se salió de las estadísticas y siempre voy a repetir, hasta el cansancio, que si bien los médicos hicieron su parte - a regañadientes y porque los obligué muchas veces -, Nuestro Padre Celestial estuvo presente en cada una de las etapas de mi recuperación.

Para los que tienen Fe, saben que los milagros existen.

Yo soy la prueba de un milagro.

Cuando me accidenté, las probabilidades de que viviera eran NULAS.

Las heridas fueron de tal magnitud que, cuando cuento lo que me pasó, nadie lo cree, aún los que son médicos.

Pero hubieron ciertos factores que influyeron en gran manera, en mi proceso de recuperación.

Como miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, sabemos que los hombres dignos poseen el Sacerdocio, que es el poder de Dios delegado a los hombres para que actúen en Su nombre.

Mi papá es un poseedor de ese Sacerdocio, y cuando tuve el accidente, él me dio lo que llamamos una "Bendición de Salud"**.

La voluntad de Nuestro Padre Celestial no la podemos torcer, no podemos evitar que no sucedan las cosas, simplemente podemos confiar en que si está en Sus Planes el que uno sobreviva a enfermedades o accidentes, de seguro que vamos a sobrevivir.

Parece que yo no estaba lista para partir de este mundo, así que mi papá, muy sabio él, me dio una bendición para que, si era la voluntad de Nuestro Padre Celestial que viviera, así fuera.

No dijo, ni pidió que no me muera, solamente oró y me bendijo, junto a mi Tío Jim, para que si era la voluntad del Padre Celestial, sobreviviera.

Repito, ¡las heridas eran terribles! NADIE creía que iba a pasar esa noche...

Es más, uno de los médicos salió, mientras estaba siendo intervenida quirúrgicamente, a decirle a mi papá que fuera preparando otro funeral porque yo no iba a sobrevivir.

Parece que varias veces entré en "paro" y no me podían regresar....

Pero... Salí de esa cirugía.

Estaba más muerta que viva. Llena de aparatos y tubos que me asistían mecánicamente para que respirara y me alimentara, con heridas que habían sido "arregladas" por el hecho de que el juramento Hipocrático les obligaba a hacer lo que estuviera a su alcance para "curarme", y si sobrevivía, sobrevivía... Ellos habían hecho lo que más podían.

Y salí de esa cirugía, de 5 días en respirador mecánico en la unidad de Terapia Intensiva, con tutores en la pelvis, en las rodillas, con heridas que no sabían si podían ser reconstruidas, con un cuerpo lleno de cicatrices, huesos rotos, infecciones que se desataron porque las fracturas fueron todas expuestas, y se "ensuciaron" con la tierra y las impurezas que habían en el medio del campo, sobre un asfalto, en una ruta en medio de las montañas...

Y si, yo sé que sobreviví gracias a la bendición de salud que me dio mi papá, porque no era mi tiempo de partir, porque tenía que seguir en esta tierra por algún propósito, y porque todo lo que yo sé y afirmo, es debido a que todo en mi vida se basa en mi Fe y en el conocimiento que tengo de que Dios y Jesucristo viven, y que esto es solo un paso hacia la eternidad.

solcito_ 

 

 

 

***"Bendiciones de salud"*** : Mateo 9.-  Marcos 6:5 Marcos 6:13.- Lucas 4: 38 - 41.- Juan 4: 43 - 54.- Y muchas otras más....

escrituras abiertas II Nota:

Si bien nos llaman los "mormones" por El Libro de Mormón, también leemos La Biblia, así que a partir de ahora, cuando la ocasión lo amerite, citaré algunas Escrituras de La Biblia y El Libro de Mormón.

Las escrituras del Libro de Mormón tendrán un enlace, ya que el site de la Iglesia tiene las escrituras on-line.

4 comentarios:

Julieta dijo...

Siempre me haces poner piel de gallina cuando escribís ,tu fe es increíble..y es verdad, cuando es designio de Dios que algo pase ,nadie puede cambiarlo...pero hay que tener algo que no es fácil y que no se compra en una tienda :FE...Un beso

dondelohabredejado dijo...

Claro que vos sos una muestra de que los milagros existen, Ivana. Y seguramente tu sanación y recuperación tiene que ver con la bendición de tu padre, y con el poder de Dios, que es el único que sabe bien los porqués de las cosas y sabe cómo realizar todo. El médico ese que le dijo lo que le dijo a tu papá, me parece que es un bestia, y además un omnipotente, porque muchos médicos se creen que tienen todo el poder, se olvidan que sólo son medios para ayudar, que lo más importante no es su ciencia, sino la ciencia divina.
Yo creo que siempre ante nuestros ojos se dan milagros, sólo hay que saber mirar.
La vida es un milagro, y por eso, ya tenemos que estar agradecidos.
Tu testimonio es muy fuerte, y ojalá sirva para que lee llegue a tantas personas que andan por la vida sin Fe, y su actitud misma les hace sufrir más de la cuenta.
Un abrazote.

Laura Gòmez Àlvarez dijo...

Yo te entiendo cuando hablàs de milagros, de oraciòn y de fe. Yo tambièn creo Ivy! y ese amor de tu papà tambièn hizo ese milagro.

Ivana Carina dijo...

Julieta
Gracias Juli...
Un beso!

Marina
Ojalá que esto sirva para que las personas puedan tener esperanza en que todo lo que nos pasa, si nos lo proponemos, puede dejarnos una enseñanza y hasta hecernos más humildes....
Un besote, nena!

Laura
Lauri! Si, creo que fue una mezcla de todo....
Un beso!

Publicar un comentario

Hola, bienvenido/a! =)

Podés dejar tu comentario siempre y cuando seas respetuoso. Y acordate que porque no entiendas lo que pienso y creo no significa que estoy equivocada. Simplemente pienso/creo diferente, ¡y soy feliz! :D

Gracias! ;)

Photobucket

 

 

© 2008 - diseñado por doxs | templates - todos los derechos reservados