martes, 27 de abril de 2010

Arrodillarse y orar…

"No sé de una sola práctica que pueda tener un efecto más saludable sobre vuestra vida que la práctica de arrodillaros juntos al empezar y al terminar cada día. De alguna manera, las pequeñas tormentas que aparecen afligir cada matrimonio se disipan cuando, al estar arrodillados ante el Señor, le dais las gracias por vuestro compañero, en su presencia y entonces juntos invocáis sus bendiciones sobre vuestra vida, vuestro hogar, vuestros seres queridos y vuestros sueños.

"Entonces Dios será vuestro socio, y vuestras conversaciones diarias con él traerán paz a vuestro corazón y un gozo a vuestra vida que no puede lograrse de ninguna otra manera. Durante los años vuestro compañerismo se volverá más dulce, vuestro amor será fortalecido; vuestro aprecio mutuo crecerá"

(Gordon B. Hinckley)

famiia_orando

 

 

Fuente: Biblioteca SUD.

1 comentarios:

victorysilcana dijo...

Desde luego... lindas y ciertas palabras.
Me ha gustado eso de tener a Dios como socio.
Besos

Publicar un comentario

Hola, bienvenido/a! =)

Podés dejar tu comentario siempre y cuando seas respetuoso. Y acordate que porque no entiendas lo que pienso y creo no significa que estoy equivocada. Simplemente pienso/creo diferente, ¡y soy feliz! :D

Gracias! ;)

Photobucket

 

 

© 2008 - diseñado por doxs | templates - todos los derechos reservados